Maldición «H2»: Subdirectores de la policía de Culiacán asesinados (I)

Mario Kato.- Ser policía en Culiacán, es un riesgo desde hace mucho, la impunidad permitió que lo grupos del narco desarrollaran armamentos potentes, y es ascenso de la Narcopolítica, causa que los agentes sean «carne de cañón», es una simulada lucha contra la delincuencia.

Dentro de las reglas no escritas, en el viejo mundo del hampa, estaba la de no matar policías, fue la primera de las reglas rotas por el Cártel de Sinaloa, cuando cambió su centro de poder de Guadalajara a Culiacán; y no solo mataron a agentes como afrenta directa al gobierno, sino que comenzaron asesinando a altos mandos.

Directores, Subdirectores, Coordinadores, jefes de zona y comandantes han sido asesinados al por mayor en los últimos 30 años, hay una posición en particular, que lleva a cuatro de sus titulares asesinados, dos de ellos ejerciendo el cargo, y dos más años después de dejarlo.

Me refiero a la Subdirección de la Policía Municipal de Culiacán, cuya clave es «H2» posición estratégica, ya que es la que se encarga de coordinar la operatividad de la institución. Otra terrible coincidencia es que los dos H2 asesinados en funciones, no duraron más de unas pocas horas en el cargo.

Ramón Eduardo Verástica, fue asesinado el 24 de agosto de 1993, tenía pocas horas de haber sido nombrado Subdirector de la entonces Dirección de Seguridad Pública y Tránsito Municipal de Culiacán; el atentado fue a escasos kilómetros de la base de dicha corporación, frente a la colonia Infonavit Las Flores, justo a la altura del puente Francisco Villa que une el Surponiente de la ciudad con la zona centro.

Verástica venía de ser uno de los primeros comandantes que colaboraba con el ejército de manera directa en la lucha contra las drogas, encabezó varios operativos en la zona serrana de Culiacán, destruyendo plantíos y en la ciudad decomisando casas de seguridad.

Se dice que su asesinato inspiró el corrido «Regalo Caro», y que quien encabezó su asesinato fue un sicario apodado «Barbarino».

José Manuel Silva, fue asesinado este año 2022, la noche del 7 de agosto, por el bulevar Enrique Sanchez Alonso, a las afueras de un edificio que alberga la Secretaría de Relaciones Exteriores, le apodaban el Boxer, y venía de ser comandante de la sindicatura de Costa Rica, la segunda más grande del municipio.

A dos meses de su muerte, ninguna autoridad ha dado luces, sobre los victimarios y los motivos, su nombramiento era tan reciente, que ni siquiera se había hecho oficial, ni menos menos mediático, esa noche era su primer operativo, justo al momento de su ejecución se preparaba para recorrer los centros nocturnos de la capital sinaloense.

El Boxer, era reconocido con un buen agente, su asesinato causó gran indignación, era propietario de un restaurante de mariscos, y su apodo se debe a que de joven práctico el boxeo.

(Primera Parte)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: